Croquetas de Gambas al Ajillo

Croquetas de Gambas al Ajillo

Hace pocos días compartí con vosotros la receta de las gambas al ajillo. Aunque no es muy complicado, puede ocurrir que no sepáis prepararlas, os recomiendo pasar por el post. Según la wikipedia la croqueta es un masa hecha con picadillo de diferentes ingredientes, ligada a una bechamel y rebozada, un manjar que podéis encontrar en cualquier bar de Andalucía u otras zonas de España y de muy diferentes sabores.

Siempre había tenido en la mente preparar unas croquetas con ellas, me pirran probarlas de todos los sabores y muchas veces me las había imaginado con este sabor, de gambas al ajillo. La preparación es sencilla, las hice igual que como las hago siempre y os explicaré ahora a continuación.

Aprovecho para comentaros que he renovado algunos electrodomésticos en la cocina, he comprado una nueva batidora, un tostador con varias funciones pero sobre todo un frigorífico que ya tocaba cambiarlo. En este caso un frigorífico de estilo americano bastante elegante y amplio en la tienda de Stopcrazy, a muy buen precio.  En mi recetario como sabéis tengo multitud de ellas, como por ejemplo estas de Queso y Jamón.

 Pasamos a la receta. Espero que os guste.

Ingredientes:

500 gramos de gambas al ajillo

Para la bechamel:

250 gramos de leche
2 cucharadas de harina
1 buen trozo de mantequilla
Pimienta
Sal

Para el rebozado:

Huevo batido
Harina
Pan rallado

Instrucciones:

En primer lugar preparamos las gambas al ajillo como la receta que compartí hace unos días. Lo único que tenemos que hacer posteriormente es trocear las gambas en porciones pequeñas. Reservamos y comenzamos a elaborar la bechamel.

Calentamos en un cazo un trozo de mantequilla. Cuando se derrita agregamos dos cucharadas de harina y sin dejar de remover dejamos unos segundos para que se toste un poco. Añadimos entonces la leche de golpe y removemos sin parar a fuego medio para que no se formen grumos. Cuando la crema empiece a espesar salpimentamos y retiramos del fuego.

Vertemos la bechamel sobre las gambas al ajillo y llevamos de nuevo al fuego. Dejamos un par de minutos hasta que empiece a despegarse del recipiente. Apagamos el fuego y reservamos para que se enfríe totalmente y tome consistencia. Si reservamos para el día siguiente nos quedará una masa más compacta. 

El siguiente paso es rebozar las croquetas. Batimos huevo y preparamos en otros dos platos la harina y el pan rallado. Tomamos porciones de masa y damos forma de croquetas, pasamos primero por harina, huevo  y pan rallado. Calentamos abundante aceite y freímos hasta que queden doradas y crujientes. Colocamos sobre papel absorbente para que pierda el aceite sobrante. Servimos inmediatamente.


José Manuel

8 comentarios:

  1. creo que no se ha publicado mi comentario anterior..... te decía que me gusta mucho la idea, está claro que las croquetas no tienen límites, sólo nuestra imaginación

    ResponderEliminar
  2. Me encantan, se me hace la boca agua. En realidad me gustan todas las croquetas, son un manjar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Están ricas estas croquetas, no, están riquísimas.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  4. Nunca comi croquetes de gambas, fiquei a babar com estas, estão divinas.
    Bom fim de semana

    ResponderEliminar
  5. Qué bocados más ricos estas croquetas de gambas al ajillo...un entrante perfecto...bsts y buen finde :-)

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tus recetas yo te sigo des de hace tiempo, es umplacer, yo quiero pedirte un gran favor, yo soy diabetico y sé que lo tengo complicado con la comida pues poreso tepido en nombre de las personas que tenemos diabetes que hagas algunas recetas para personas que tenemos el mimo problema, Feliz Navidad y prospero año 2017

    ResponderEliminar
  7. Me imagino como debe estar de rico, ummmmmmmmmm!!!! me llevaría unas cuantas. Besossss

    ResponderEliminar

Instagram