miércoles, 14 de abril de 2010

Crema de Almendra De Trujillo


Antes de ofreceros la receta, si alguno le interesa, puede leer este artículo que me impresiono notablemente por la dureza de las palabras y porque realmente muestra lo que está pasando en muchos Institutos de Secundaria de España. Lo podéis encontrar por aquí:

Donde viven los Monstruos


Si habéis leído el artículo pues pasamos a algo más liviano y disfrutamos de nuevo con la Cocina Extremeña, tierra a la cual tengo aprecio.
Ingredientes:


500 gramos de leche
5 yemas de huevo
120 gramos de almendra laminada
300 gramos de azúcar
1 vaina de vainilla
1 hoja de gelatina
Hierbaluisa para infusión
Almendra para espolvorear.

Instrucciones:


Extendemos las almendras fileteadas en una fuente que pueda ir al horno y espolvoreamos con un poco de azúcar. Lo dejamos en el horno fuerte a unos 5 minutos, hasta que el azúcar empiece a caramelizarse. Reservamos.

En un cazo, preparamos una infusión con la leche, la hierba luisa y la vainilla. Al cabo de 10 minutos cuando la leche haya tomado los aromas, retiramos la vainilla y la hierba luisa.

En un cuenco, batimos las yemas e incorporamos la leche caliente. Añadimos también el azúcar y seguimos removiendo. Trabajamos como si estuviéramos haciendo unas natillas.

Remojamos por otra parte la gelatina en agua hasta que este empapada y apretamos con las manos hasta que pierda el exceso de agua y se incorpora al conjunto. Por último las almendras tostadas y trabajamos la masa para que se repartan uniformemente.

Vertemos la crema en recipientes individuales, y decoramos con un poco de almendra picada. Introducimos en el frigorífico para dejar que cuaje.


10 comentarios:

  1. Duro el artículo, uff¡¡
    Una tacita de crema de almendra por favor!!
    Buen día

    ResponderEliminar
  2. de las dos cosas, me quedo con la crema de almendra... que seguro que está buena de verdad.
    un saludo

    ResponderEliminar
  3. Pues sí que es duro el artículo,sí.
    La crema de almendra fantástica.

    ResponderEliminar
  4. Muy fuerte el artículo. Se me han puesto los pelos de punta.
    La crema de almendras riquisima.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Una crema de almendras bueníiisima.
    Un artículo desgraciadamente realista....me enfada un montón, de pequeña mi madre siempre me decía antes de salir al cole: obedece siempre al profesor, que no me digan que te has portado mal (si llegaba alguna queja a mis padres, nunca se iban a poner de mi parte, eso lo sabía fijo); crecí con ese conocimiento de respeto al profesorado, y ese mismo se le estoy inculcrando a mis hijos, si muchos padres les ensañaran valores...desde pequeños, muchas cosas de estas no pasarían, (y no profundizo más en el tema), es mi humilde opinión.
    Bueno voy a darme una vueltecita por tu blog, a ver que se cuece en tu cocina.
    Saludos y un beso

    ResponderEliminar
  6. Prefiero la crema,aunque no hay que mirar para otro lado, tengo amigos profesores y se lo mal que lo están pasando.

    Pienso copiarte la receta, aunque yo la haré con almendras malagueñas, más concretamente con las almendras de mi hermana, que además de ser gratis, son maravillosas de buena.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. La crema, deliciosa.
    Lo de los institutos, qué me vas a contar: mi prima es profesora de Secundaria y Bachillerato, aunque en un colegio concertado, y desgraciadamente, las cosas están así.
    Y no lo entiendo, porque la calidad de la enseñanza, la cultura del respeto y el esfuerzo, y los valores y principios éticos es algo que debería interesar a todos y estar por encima de ideologías políticas.
    Qué lástima.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que después de leer el artículo te das cuenta que menuda mediocridad de futuros adultos tendremos, es realmente una lástima!! Me quedo con la crema, que me trae recuerdos de cuando era peque!!Besos

    ResponderEliminar
  9. Supongamos que soy profesora de primaria. Supongamos que hace unos diez años estaba destinada en un centro público de Entrevías como tutora de alumnos de 5º de Primaria con alumnos de varias etnias. Supongamos que saco a uno a la pizarra a hacer una multiplicación y aunque le ayudo, se niega a terminarla. Supongamos que ante mi insistencia para que consiga acabar la cuenta se gira hacia mi y me abofetea. Supongamos que todo se arregla con una charla en dirección y le tengo que tener en mi clase todo ese curso…y el siguiente...

    ResponderEliminar
  10. Pues sí, real como la vida misma. Casos de esos he visto ya unos cuantos más o menos con el mismo resultado. Y después encima si se dice que no tienes porque aguantar este tipo de tratos, te dicen que no tienes vocación, lo que tienes que aguantar es increible.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...